¿Cómo ser menos convencionales cuando se escatima tanto en la Educación?

Ser más que humano y convertirse en mediador, guía, interceptor y preceptor de un conocimiento que cada vez se vuelva más complejo significaría para muchos, desempeño, labor y ajetreo. Para otros tantos tan solo significa Vivir y ser parte de un proceso experimental que día a día rompe esquemas que en cuanto a socialización y humanización se refiere.

Estar parado en medio de ellos – los pupilos – da cierto aire de grandeza, te conviertes en un héroe que no lleva capa sino delantal, y que no tiene más fuerza que mostrar que su propio conocimiento, y crear relaciones entre lo extraño, lo raro y lo real. Esto es juicio para que te puedan catalogar (ahí en medio de ellos) como lo que eres: Un Profesor.

Todos los días el ámbito educativo ofrece diferentes formas y estrategias para impartir el conocimiento pero en esa avidez y en ese afán por apresurar el aprendizaje nos olvidamos del Ser Humano que hay que regir, crear y formar. El ser joven en esta época de avances y de apuros sociales se dificulta a veces para los que pensamos un poco comprender el sistema de esta generación. A veces detenidamente pienso: “en que cultura encajaríamos perfectamente en donde la forma de pensar no fuera tan refutada y tan obvia”. Creo que el mundo, el destino (o gracia divina, qué sé yo) se equivocó al ponernos en este lado del mundo, si fuéramos mas Europeos nos entenderíamos un poco mejor (posiblemente). Con respecto a la academia, aunque su enfoque social es la enseñanza, a veces se raja en los medios utilizados para llegar a su fin, el hecho de comprender mejor que los demás los temas abordados en cada materia debería llenarnos de orgullo y aprovechar al máximo la utilización de ese lado del cerebro que otros no utilizan. El entendimiento detenido y el aprovechamiento de los datos que se vienen todos los días deberán servirnos para después, y aunque la incertidumbre nos acongoje, no se debe perder el ánimo y que la sabiduría, la serenidad y la paz siempre nos acompañen en el proceso de aprendizaje.

“La máquina a veces necesita aceite”, pero eso no lo ha enseñado la nueva educación, la cabeza no tiene divisiones, es una sola, y la educación aceita la maquina que en realidad es un hombre y lo tenemos claro, empero, algún tornillo alguna vez se suelta, y la integridad de ese ser humano, “hombre”, se siente afligida y distorsionada, tergiversada por la realidad, teniendo en cuenta que la realidad es algo que otros nos han metido en la cabeza; la educación lo que hace es construir realidad y ya vemos cuan diferentes pueden ser la cosas y sería un error grande olvidarse de lo que la Academia y la Educación pueden hacer por el hombre y pretender dibujar una realidad comprada, a veces tendiendo a la falacia. El hombre debe ser consciente de lo aprendido, no actuar mecánicamente y despertar la conciencia, innovar para crear, esto a su vez permitirá despertarla. Pero encontrarnos como preceptores en un mundo donde al parecer todo esta creado, lo convierte en un reto demasiado grande. No solo en lo material se puede innovar; cuando redescubrimos el ser humano que hay dentro de cada uno de los pupilos, innovamos tanto en el amor por el otro y por la comprensión de lo natural, que empezamos a despertar ese sentido de creación por los sentimientos, y en parte, la educación o la Academia, juegan un papel importante, pues se supone que es allí donde se imparte el conocimiento, este debe ser instaurado en eso, en la motivación por encontrar lo perdido, y volver a encontrar a ese ser que se perdió…viéndolo desde el punto de vista integral, un Estudiante sin su “mos moris”, no podría Crear, ni pretender seguir creciendo. La academia es método, es experiencia en el discurso, pero el encuentro con el conocimiento propio es un camino en solitario, la academia no te enseña a vivir, puede desviar los caminos si no se es consciente de lo que metes diariamente en tu cabeza; aquí critico un poco la educación tradicional porque uniformiza, convenciona, no genera la diferencia.

¿Cómo ser menos convencionales cuando se escatima tanto en la Educación?

Ser más íntegros, metódicos, sensatos y locuaces podría resumir una estrategia de clase y hacer que esos cincuenta, cincuenta y cinco ó quizá sesenta minutos de clase puedan ser provechosos, no solo para el cuaderno de apuntes sino también para el aprendizaje y la relación del ser con su entorno. Aunque se podría decir que, cada “SER”, que se forma y se crea en el ambiente escolar actual no tiene más sentido que interactuar con círculos sociales tan comunes para ellos que la cotidianidad se convierte en sus vestidos y a la vez en sus tapujos.

Antes de ingresar al Aula de Clase, surgen siempre los mismos interrogantes ¿Cómo hacer para que puedan entender? Y sin duda ¿Cómo crear relación entre Teoría y Realidad y esto les permita crecer? Siempre mientras hablo o dicto, no tengo más incógnitas que esas y el interés primordial de crear seres íntegros y humanos y no maquinas memorísticas que no relacionen su contexto con el concepto. Ver en cada rostro la inquietud y la avidez por comprenderlo todo es lo que alienta a ser cada vez mejor, ademanes y preguntas inquietantes cargados de falacias incitan a conocer cada una de sus historias para ayudar a comprender un poco mejor.

Algunas historias sueñan, vibran, gozan; hay otras que lloran y no comprenden la relación de la academia con su entorno social, familiar y humano como tal. Historias que como preceptor y facilitador escuchas y compartes haciendo a un lado lo onírico de cada una de esas vivencias y extrapolándolas a una realidad inentendible para muchos.

Ser profesor en una época donde la productividad es lo que más importa ahora y está por encima de todo, hace un poco difícil y complicado el desarrollo humanista que se busca. Ya no importa qué digas en cincuenta minutos de clase sino cuánto digas en esos cincuenta minutos; mediados y ceñidos a estándares y competencias que buscan maquinismo y se contradicen en la práctica. Estudiar-comprender, parecen ser analógicamente incompatibles en esta época.

El ser un poco conscientes de una realidad que se les escapa debido a experiencias extracurriculares que nada tienen que ver con su entorno académico, tienden a entorpecer su desarrollo humano y académico. Como consecuencia de ello el papel del profesor juega un papel fundamental en la corrección y mitigación de las consecuencias utilizando como base primordial los métodos, la enseñanza y la praxis. Con todo esto y la adquisición de un determinado rol en cada una de las partes involucradas pueden asumirse compromisos que permitan el mejoramiento de las condiciones académicas y por qué no la interpretación de una realidad que sea consecuente con su desempeño como ser humano.

Tags: , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

Me Van a Expropiar!

John Hatch en el foro de Banca Comunal [De Roches]

Teníamos en nuestro archivo del año 2009 a John Hatch, economista y consulto, un hombre que ha intentado de muchas maneras de terminar la pobreza de manera real. Por eso este “De roches” es importante que este online y no se quede en los archivos.

Chucho Mejía [De Roches]

A Jesús Mejía, Chucho, durante más de 9 años lo grabamos en muchas ocasiones. Una de esas grabaciones fue en el 2008. Estábamos en El Paraíso, en Cocorná, y Chucho, vestido de Taita lee, declama y recita.

Donald Trump

Un Comic de Daniel Isaza.

Vamos Chape

Un Comic de Daniel Isaza.

Barrio El Naranjal (3)

Véase también: Barrio El Naranjal (2) Barrio El Naranjal (1) Un Comic de Daniel Isaza.