Medellín se ha jactado durante años de ser la ciudad rockera de Colombia, de tener uno de los festivales más solidos de música del país, de tener bandas por montones, de tener un público que exige y conoce sobre música, pero también un público desagradecido con el trabajo de las bandas. Todo por la mala educación a la que lo sometieron los entes gubernamentales.

Por allá en el dos mil tres, cuando contábamos con una escena en reconstrucción, el pool de bandas se estaba renovando, había una emisora que ponía los grupos de la ciudad, los canales de televisión se estaban preocupando por poner videoclips de muchas agrupaciones locales y la gente estaba metiéndose la mano al bolsillo para apoyar a la banda de sus amigos o de esos chicos que cantaban lo que ellos sentían y los hacían identificarse.

El rock seguía siendo esa rebeldía, ese estar en contra del gobierno, vivir lejos de las reglas, de la imagen, de la belleza, hasta que en el dos mil cuatro, cuando de la nada surgió un evento llamado Altavoz, que basado en otro festival más tradicional llamado Undergrano, en el cual con una bolsa de grano hacías parte de un concierto con buenas bandas, todo cambió.

Cambió, porque la alcaldía, esa a la que muchos le cantaban por opresora, por no pensar en los jóvenes, se tomó la palabra, la vocería y alzó la voz por todos esos jóvenes de la ciudad, dándole un status más alto a la escena de rock de la ciudad, pero degradándola a su mínima expresión.

La imagen se empezó a hacer fuerte en el pensamiento de las bandas, la puesta en escena, las grabaciones, la calidad de la música subió, las bandas se multiplicaron, la emisora que ponía la música de la ciudad desapareció y tocó recurrir a medios en internet y una que otra emisora universitaria que de vez en cuando sonara una que otra banda local, el público empezó a hacer masiva su visita al festival y a exigir bandas de calidad en este, pero eso sí, la escena, pese a todo ese crecimiento, perdió todo un camino andado.

El camino, se llamaba independencia, muchas agrupaciones la estaban logrando, estaban demostrando que no era necesario tener grandes disqueras apoyándolos, sino que con sus discos prensados con las uñas, sus camisetas estampadas en la pieza de la hermanita y conciertos en bares como Seven Eleven, Templo Antonia y otros, que se llenaban para verlos tocar, podían seguir trabajándole a eso que les gustaba, hacer música. Pero con la llegada de Altavoz, el camino se empezó a retroceder.

El público de esa ciudad, que dice saber, que dice apoyar, se olvidó de sus músicos, se olvidó de sus bandas, no volvió a los conciertos, solo anhelando el festival, es más, el festival ya no se hizo ni por grano, ni por útiles escolares o libros, como en su segunda y tercera versión, no, se hizo gratuito y ya no le costaba ni un poco a sus asistentes. Las bandas empezaron a hablar de rencores, de roscas, a tirarse puyas unas a otras, del medio desaparecieron festivales como el Toke Koala, las Eliminatorias Punk, el Undergrano, Metalmedallo, las bandas dejaron de hacer sus conciertos con tanta frecuencia a como se hacían en el pasado, los bares empezaron a cerrar sus puertas, todo cayó.

A Altavoz le debemos que hoy en día ya no vienen bandas grandes a la ciudad (nunca vinieron igual pero había gente que estaba haciendo esfuerzos para traer bandas porque el público se estaba moviendo), que los que se esforzaban por traer bandas antes ya no lo hacen por las perdidas que han representado para ellos como promotores que de por si, han sido inmensas.

A Altavoz le debemos que hoy en día a nuestro público le duela meterse la mano al bolsillo para pagar diez mil pesos para ver a diez bandas tocar en una tarde de sábado.

Hay que agradecerle a Altavoz que le ha dado un tope de calidad a la música de la ciudad, que ha llevado a varias bandas a cruzar las fronteras del país, que ha traído bandas muy buenas que tal vez nunca nos habríamos imaginado ver en la ciudad.

Pero sobre todo hay que agradecerle a Altavoz, porque fue capaz de matar de un letal tiro en la frente a una escena, fue capaz de acabar con un movimiento que se estaba renovando para cuando surgió y que ha ido moviéndose de generación en generación y le ha enseñado a los más jóvenes que hoy en día no se paga por ver a una banda.

Igual, ojala algún día volvamos a tener gente en los conciertos pagos, que se vuelvan a ver promotores tratando de traer bandas extranjeras que les representan un gasto pero un placer para muchos seguidores que llevan esperándolas, ojala algún día volvamos a ser esa ciudad rockera, orgullosa, independiente, que no espera a que una alcaldía les haga un festival para llenar un recinto y que tiene un público que apoya sin importar nada.

Tags: , ,

14 Responses to “Altavoz, gracias por nada” Subscribe

  1. jalejandrok diciembre 13, 2011 at 1:40 pm #

    Pues aquí más que Altavoz, me parece que la culpa de que Medellín no tenga escena local ni traigan bandas internacionales y demás, se debe más a la gente que al festival. Puede que Altavoz tenga sus problemas, y muchos, pero no creo que éste haya creado esa cultura de “todo gratis” porque fue su objetivo, para mí es la gente la que se adaptó a esa cultura y en eso el festival no tiene la culpa. Sino en Bogotá por qué funciona Rock al Parque?, sí, talvez no sean comparables por la magnitud que ahora tienen, pero la gente de allá igual no dejo de ir a los conciertos pagos porque existía uno gratuito…

  2. Santiago diciembre 13, 2011 at 1:47 pm #

    El texto tiene cosas claves, pero está muy mal escrito. Así como tiene cosas importantes, tiene otras sin juicio y sin argumento. Para criticar hay que citar, o quien es ud?

  3. Pedro el Escamoso diciembre 13, 2011 at 1:49 pm #

    que babosada de articulo

  4. juan camilo diciembre 13, 2011 at 2:09 pm #

    Es verdad , por eso no voy a conciertos gratis como altavoz , una escena mediocre que no deja progresar a las bandas ..
    se acuerdan cuando se llenaban conciertos pagando? , eran del putas .. ya no solo hay patos si no que es la repetidera de la repetidera con las mismas bandas rosqueras

  5. Diego diciembre 13, 2011 at 2:44 pm #

    la culpa no es del altavoz es de la escena que se volvió reguetonera y amarrada, el Altavoz debería ers visto como una plataforma donde se le rinde culto al rock y no como un espacio donde voy a ver bandas chimbas gratis. nosotros los rockeros tenemos derecho a exigirle a la alcaldía que nos regale un espacio en donde nos den el gusto de disfrutar un excelente concierto gratis y eso es lo que se trata de hacer, pero la gente tiene la mentalidad muy cerrada y son muy abaros. muchas cosas de las que dice el articulo son totalmente ciertas, pero no se le puede hechar la culpa al altavoz sino a la conciencia amarrada de los rockeros…. enamorarnos de la musica y no criticar tanto.

  6. ANDRES diciembre 13, 2011 at 4:44 pm #

    Pero si es correcto, no se debería pagar por ver a ninguna banda

  7. Daniel diciembre 13, 2011 at 5:44 pm #

    Algunas de las cosas que mencionas ahí son ciertas, pero hay que tener en cuenta que altavoz fue un proyecto que hizo continuidad a Mederock que lo hacian en el Carlos Vieco, Undergrano no lo fue, es más hubo uno o dos undergranos más luego de que comenzo altavoz, algo que si es claro es que el como se escogen las bandas para ingresar al festival es algo obscuro que todos murmuran y creen como es que entran pero no muchas veces por su calidad si no por la mal llamada rosca, es similar a como vienen las bandas extranjeras sin hacer antes una votación seria sobre que artistas serian los más llamados a venir, no tanto por su calidad si no por su acojida vease el caso de Dante que es un gran artista pero lo pusieron el día de reggae antes de Skatalites y fue totalmente opacado.
    Ahora viene el caso de el no pagar por los artistas, esto es un problema cultural que se da en este tipo de paises, no es culpa del festival, aquí estamos enseñados al quemao, al de la calle, a lo “barato”, por eso el altavoz no es el que ha creado esa cultura, esa ya existia aquí, bueno y teniendo en cuenta que ese concierto ya pagamos por él.
    Una reflexión que se puede sacar de tu perorata es que es mejor hacer un poco y quejarse menos, tal vez necesitamos ser más proactivos y nosotros mismos crear de nuevo estos espacios donde se incluyan las bandas locales, estamos en la era de la internet podemos crear una emisora virtual sin problema alguno, tenemos todo a la mano y no hacemos mucho que digamos :(

  8. Daniel diciembre 13, 2011 at 6:53 pm #

    Mientras no haya un escenario decente para espectáculos musicales masivos en Medellín difícilmente va a cambiar esa cultura

  9. HUGO CARO diciembre 13, 2011 at 7:46 pm #

    ES UNA GRAN DISCUSIÒN, HAY QUE EMPEZAR A HACER UNA SERIA INVESTIGACIÒN FRENTE AL TEMA, ESO SI, ALTAVOZ ES UN FESTIVAL MAS QUE HA AYUDADO A QUE LA ESCENA SE CAIGA, PUES DESDE MEDEROCK LA COSA VIENE REGULAR, ALTAVOZ NO!!! Y ES NO!!! HA CREADO Y FORMADO NUEVO PUBLICO, LOS EVENTOS PRIVADOS DESAPARECIERON ,por ejemplo los festivales de rock symphony, Y PEOR AÙN HAY GENTE QUE ESPERA CUALQUIER EVENTO GRATUITO PARA ASISTIR, YA QUE SE GENERALIZÒ QUE TODO LO RELACIONADO CON EL ROCK TIENE Y DEBE SER GRATIS, Y ADEMAS SE PRESENTA UNA SERIA PROBLEMÀTICA QUE LO MENCIONA EL TEXTO, CON MIS PALABRAS Y CONCEPTO LO LLAMO ESTATALIZACIÒN DEL ROCK. Y ESO TIENE IMPLICACIONES POLÌTICAS MUY SERIAS. LA DISCUSIÒN SIGUE ABIERTA

  10. Don Tales diciembre 13, 2011 at 11:34 pm #

    falto mas candela en este articulo, esta muy pobre.
    por un lado altavoz desvalorizo las bandas, pero el publico en medellin es pésimo, aca la gente no da un peso por nada.

  11. S.M. diciembre 14, 2011 at 2:22 am #

    En la página de Facebook de Mederock se está generando un debate con base a este artículo. Yo ya senté mi opinión sobre él (es bastante larga). Los invito a seguirlo en el siguiente link:

    http://www.facebook.com/mederockcom/posts/327233137306207?notif_t=like

  12. S.M. diciembre 14, 2011 at 2:27 am #

    Sin embargo, como puntos importantes, hay que decir que el “problema” no tiene que ser necesariamente de Altavoz. Yo diría que es más profundo, y si bien los conciertos gratuitos tienen responsabilidad, no podemos echarle la culpa a ellos. Para mí, los medios de comunicación, las mismas bandas, y el público en general son las causantes de todo esto.

    Yo escribí mucho sobre eso, está en el link que les puse arriba.

    Pero rico que JuanSe haya generado esta polémica, eso nos hace reflexionar acerca de las situaciones, sea porque tenga o no razón.

  13. Juan diciembre 14, 2011 at 1:31 pm #

    Nah! así como altavoz, muchos de los otros eventos creados por las alcaldía han sido esa forma de ver así el rock de medellín, incluso las bandas locales “famosas” también serían culpables de eso. Todavía hay esa cultura de pagar para un concierto y si no van no es porque no sea gratis, si no porque no hay plata y punto, pero he visto conciertos llenos donde la boleta son de un valor alto y de todas maneras van sean bandas reconocidas o no la gente todavía paga por una boleta.
    Todavía hay independencia en las bandas, todavía hay esfuerzo por hacer un álbum y sacarlo a la venta y eso si que es más gratis que un toque, el cd hay que regalarlo por que no todos lo compran, o si no lo bajan del internet de la página en que esté, eso si es una mierda…
    No hay culpables, me parece que es muy cerrado lo que dicen, alta voz es una mierda porque es pura rosca y la pura repetición cada año de bandas iguales, las bandas internacionales son lo que llenan creo yo en algunos casos
    Pero no creo que los conciertos gratis y todo eso de la alcaldía y el gobierno sean el rock…hay cosas más allá hay que buscar…no estoy de acuerdo con eso. y no defiendo a alta voz….

  14. Hermenejildo noviembre 3, 2013 at 6:31 pm #

    Roscas, clientelismo, dádivas políticas, sucias prebendas y corrupción. Punkeros que abren sus grandes bocas para denunciar, mientras disimulan y promueven los mismos vicios de la clase dirigente al interior de la fresca juventud. El sucio circo político del país, reflejado a escala en los escenarios de rock ¡Políticos con cuero y taches! ¡Rebeldes con doble moral! ¡Serpientes de doble cabeza! ¡Biafra y Uribe en uno sólo!

    Sólo les falta tapar con sus crestas y pelos largos, algún tipo nuevo de falsos positivos para engañar a nuestros jóvenes rockeros.

    Fortaleza deben tener nuestras bandas de rock nacional, frente a estos minipolíticos y su basura de festivales públicos. Por ahora, más vale que nuestras bandas de rock no sueñen más con estas quimeras, y se pongan bien las botas tocando con el alma y cobrando boletas en pequeños escenarios. Ahí estaré yo.

    ¡Que viva el rock!

Deja tu comentario

Donald Trump

Un Comic de Daniel Isaza.

Vamos Chape

Un Comic de Daniel Isaza.

Barrio El Naranjal (3)

Véase también: Barrio El Naranjal (2) Barrio El Naranjal (1) Un Comic de Daniel Isaza.

Proceso de paz

Muchas cosas

Un Comic de Daniel Isaza.

Alejo García: Con el alma descalza [Multitoma]

En el zaguán de una casa oculta entre los altos edificios de El Poblado, Alejo Garcia y El Bajero interpretan […]