Sirens, paramédicos irónicos e ingleses

Acabo de terminar Sirens, de la cadena inglesa Channel 4 (los mismos de The IT Crowd y de Skins). Acabo de terminarla es literal, hace sólo un rato cerré la primera y debo decir que estoy maravillado. Los últimos treinta minutos del episodio final me llevaron de la risa al llanto varias veces (y en algunas ocasiones al mismo tiempo).

Sirens es una serie que mezcla de manera muy normal el drama y el humor. Y digo normal porque de alguna manera la mayoría de las series se mueven en una dirección o en otra como si el drama y la risa fueran mutuamente excluyentes, cuando todos sabemos que la vida real transita sin planearlo en las dos direcciones (por fortuna). Sirens precisamente hace eso, y sin ser grotesca o posar de irreverente aprovecha algunas de las miserias humanas para irnos contando las características y el progreso de cada personaje. En líneas generales, y para decirlo a secas, Sirens trata sobre un grupo de paramédicos ingleses atendiendo llamados de emergencia en la ciudad de Londres. Dicho así, Siren suena a uno de esos bodrios gringos de médicos, sangre y moralejas para la vida al final de cada episodio. No así en Sirens. No olvide que se trata de paramédicos y de ingleses, con todo lo que esa frase signifique. Humor negro, irónico y fino. No del humor de situaciones o gags insufribles, sino humor que hay que saber encontrar detrás de algún diálogo o comentario.

Aunque la serie no deje para el final las odiosas lecciones de vida narradas con una voz en off por parte de algún personaje, insulto a la inteligencia de muchas series parecidas fabricadas en Los Anegeles, Sirens retrata la vida que a Stuart, Maxine, Ashley, usted o yo nos toca vivir. Me gustan mucho las series de ficción en la que algún personaje tiene un poder sobrenatural o alguna habilidad superior y tiene que enfrentar al villano o los villanos de turno. Pero me encantan también las series en las que los personajes no tienen habilidad distinta a la de sobrevivir todos los días o tomar decisiones comunes a las mías como las de la amistad, las relaciones personales, el amor (y desamor), el trabajo, la vida y por supuesto la muerte.

Por eso me fascinó esta pequeña maravilla británica. Pequeña porque solo es una temporada de seis episodios y acaban de anunciar que no ha sido renovada. Para mí, sin embargo, ha sido una de la joyas televisivas que encontré este año. Una joya que sin duda merece la pena ver.

Un trailer:

Tags: , , , ,

2 Responses to “Sirens, paramédicos irónicos e ingleses” Subscribe