Como en tiempos de Bolívar

Kharen Ramos recibió una invitación para presentar ‘Salud Primero’, nuestro proyecto para empoderar a la ciudadanía y que hagan sus reportes sobre el sistema de salud en Colombia.

Empacamos como para dormir en Hotel y comer en restaurante como prometía el evento, equipos de grabación para contar una historia con corazón Punto Link, y nos fuimos a Cartagena, en lo que prometía ser un evento en el que nos escucharían y conoceríamos a jóvenes de todo el país.

El evento: Cabildo Nacional de Juventud de Marcha Patriótica. Fin de semana de diálogo social en Cartagena, y ‘salud Primero’ conseguiría amigos y aliados para seguir creciendo.

Llegamos a la Plaza de la Paz, al frente de la Torre del reloj del centro Histórico de ‘la Heroica’. Cuando recibimos una noticia que cambió el rumbo del evento: La Policía no estaba dejando entrar a los hoteles y estaba sacando a aquellos que ya estaban hospedados.

Desde ese momento, Cartagena vio durante tres días hordas de jóvenes deambular por sus calles.  Algunos contamos con la suerte de conocer al amigo de un amigo en la ciudad que dejara dormir y bañarse; otros, durmieron y se asearon en el Coliseo Bernardo Carballo y en el del Combate, sobre cartones o el suelo pelado, o en la playa.

Llama la atención la falta de Plan B, la descoordinación entre delegaciones, la poca y mala comida, la desarticulación. Decepciona la falta de acompañamiento de los que llamaron a 10 mil jóvenes a discutir una Colombia mejor, y a poner sus ideas en conversación.  Y sobre todo, el tono de los de Logística y Seguridad, que pretendía hacerte sentir culpable por los desórdenes.

Más triste fue leer a Piedad Córdoba en El Espectador del sábado. “Nos equivocamos en traer gente que no supimos cómo llegaron”. O sea: nadie sabía en las altas esferas en qué andaban las juventudes que aportarían a ese proyecto llamado a realizar ‘la segunda y definitiva independencia’.

¿En qué andaban? Intentando comer y dormir. Los pocos que no habían logrado ingresar a una de las mesas [la de redes y libertad de Información, a la que íbamos quedó a una hora de Bocagrande. Y si nos dejaban, no respondían porque hubiera o no discusión], estaban tratando de comer algo que no fuera un sánduche  y no desesperar bajo el calor.

No hubo plenario, pocas mesas;  vimos tres conciertos y el saludo a la bandera de la Córdoba. Para muchos, fue un fin de semana en el mar. Y como cosa rara, sólo noticias malas se leen sobre lo que quedó del evento.

Me duele por los indígenas, por las y los jóvenes que viajaron hasta 36 horas en un bus para ser escuchados. Me duele que se les haya dejado solos, desorientados, que se tengan que regresar a sus casas sin haber hablado, escuchado, o al menos propuesto. Me da rabia que a la gente, hasta los movimientos que se hacen llamar ‘ciudadanos’, traten a las personas como cualquier político cualquiera en campaña, la traigan y lleven a su suerte. Eso es, sencillamente, inhumano e irrespetuoso con la diversidad y trabajo de las delegaciones que llegaron a la capital bolivarense.

Si algo aprendimos de la Primera Independencia es que todo proyecto necesita un punto de llegada, una meta hacia la cual caminar. Después de la batalla viene la reconstrucción, no la pelea particular por sobrevivir.

Este Cabildo deja la sensación de que, si así va a hacerse ‘la Segunda y definitiva Independencia’, será muy parecida a los tiempos de Bolívar, cuando Colombia era ‘la patria boba’, deambulante y desorientada, a la buena suerte de quien le diera un pan y un vasito con agua y preguntando p’a dónde ir.

Nos regresamos con experiencias y amigos nuevos, y como todos los colectivos, con el proyecto en la maleta, entre la arena de playa que se arrastró en las sandalias y un hastío por el pan de sánduche.

Ahí estamos pintados:

Tags: , , , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

John Hatch en el foro de Banca Comunal [De Roches]

Teníamos en nuestro archivo del año 2009 a John Hatch, economista y consulto, un hombre que ha intentado de muchas maneras de terminar la pobreza de manera real. Por eso este “De roches” es importante que este online y no se quede en los archivos.

Chucho Mejía [De Roches]

A Jesús Mejía, Chucho, durante más de 9 años lo grabamos en muchas ocasiones. Una de esas grabaciones fue en el 2008. Estábamos en El Paraíso, en Cocorná, y Chucho, vestido de Taita lee, declama y recita.

Donald Trump

Un Comic de Daniel Isaza.

Vamos Chape

Un Comic de Daniel Isaza.

Barrio El Naranjal (3)

Véase también: Barrio El Naranjal (2) Barrio El Naranjal (1) Un Comic de Daniel Isaza.

Proceso de paz