Paroxismo histérico… o para qué tener un vibrador

La histeria: del griego, hystera, que significa útero. En el siglo 19, una enfermedad femenina casada por el estrés de la vida moderna de las mujeres en las ciudades. Hoy, las mujeres histéricas, son mujeres a las que les falta es marido, que están solteronas, que tiene el barón rojo, que están menstruando, hormonales o que simplemente están locas.

No, no. No estamos locas, solo nos falta sexo. Solo nos faltan, orgasmos. ¿Se han dado cuenta como brillan los ojos de una mujer después de un orgasmo?

Muchos orgasmos  y de muchas maneras. Entonces el orgasmo, o paroxismo histérico, se encontró como cura en el siglo 19 para la histeria. Primero se realizaban masajes largos en la pelvis en los que el médico lograba que la mujer desahogara sus energías. Luego se inventaron los aparatos mecánicos y electromecánicos para proporcionar los masajes de forma mas efectiva y llegar a la cura en cualquier momento.

Si, si, los vibradores existen desde hace el siglo 19 y los consoladores (los dildos, falos, pipis de muchos tipos y materiales reemplazando uno de verdad)  desde la prehistoria, ya como objeto sagrado o como objeto para encontrar placer. A principios del siglo 20, los vibradores se vendían como objetos de primara necesidad para las mujeres en casa, al lado de la plancha o la aspiradora.

Hoy en las sex shops hay todo tipo de dispositivos, aparaticos que funcionan de miles de maneras para que las mujeres (y hasta los hombres) curemos nuestras histerias con orgasmos. ¿Usted ha entrado a una sex shop? ¿Y ha comprado algo? Pues las y los invito a comprar un vibrador. Sin penas. sin sonrojarse.  Le aseguro que después de usarlo, estará sonrojada pero no de la vergüenza.

Todas las mujeres deberían tener un vibrador en casa. Incluso en su cartera. Usarlo en el bus, en el baño de la oficina, en su cama antes de dormir, o apenas abre los ojos. La vida sexual de una mujer es antes y después de un vibrador. Y pruébelo con su pareja. Y que su pareja lo disfrute. El vibrador es un juguete, un fetiche, o solo una herramienta útil y maravillosa. Un remedio para cualquier tipo de enfermedad relacionada con la aburricion, locura, estrés, o incomprensión.

Recomendaciones practicas: Usar siempre lubricantes. No dejar las baterías puestas en caso de uso infrecuente, no quieres que las baterías dañadas estropeen todo el aparato. El vibrador es de uso personal e intransferible, pero siempre se puede usar un condón, o comprar un vibrador de materiales de silicona que son más limpios y no alojan bacterias y otro bichos. No tengas un solo vibrador. Ahorra para el siguiente. Y no dejes que cualquier prejuicio machista, moral o religioso caiga sobre tu compañero y remedio perfecto. Es que no saben de lo que se están perdiendo.

Salud¡!

Tags: , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

John Hatch en el foro de Banca Comunal [De Roches]

Teníamos en nuestro archivo del año 2009 a John Hatch, economista y consulto, un hombre que ha intentado de muchas maneras de terminar la pobreza de manera real. Por eso este “De roches” es importante que este online y no se quede en los archivos.

Chucho Mejía [De Roches]

A Jesús Mejía, Chucho, durante más de 9 años lo grabamos en muchas ocasiones. Una de esas grabaciones fue en el 2008. Estábamos en El Paraíso, en Cocorná, y Chucho, vestido de Taita lee, declama y recita.

Donald Trump

Un Comic de Daniel Isaza.

Vamos Chape

Un Comic de Daniel Isaza.

Barrio El Naranjal (3)

Véase también: Barrio El Naranjal (2) Barrio El Naranjal (1) Un Comic de Daniel Isaza.

Proceso de paz