Porno para mujeres


¿Porno experimental?

“No me digas que no te gusta el porno, le dije. Lo que no te gusta es que a mi me guste y lo que a mi me gustaría ver ahí no está en esta cama.”

Como una buena noticia el estilo Macondo, el escándalo de la semana es un video porno que circula por las calles y que fue realizado en un campo de paintball de la ciudad de Cartagena. Lo que me llevó a pensar, qué tipo de video podría ser ese; mujeres tirando con hombres llenos de armas y el cliché, cierto o no, de que los hombres uniformados y con armas resultan más sexys.  O al revés, qué pensarán los hombres (que siempre piensan en sexo como dice un amigo) cuando ven a una mujer portando un arma y amenazándolos con ella, obligándolos, tal vez a masturbarse para ellas.

Pero supongamos, y seguro así es, que tal video no goza de tanta imaginación, y que seguro se va por los clichés del porno que se ha visto por décadas en las oscuras salas XXX de las ciudades donde hay adolescentes curiosos, pervertidos sin oficio, y estudiantes de antropología conociendo los lugares anónimos de la ciudad,  en los que se proyectan cintas italianas con hombres muy peludos y gordos de oficios rudos (como Mario Bros), y mujeres tetonas y culonas de rizos anchos y labios pintados de rojo (al estilo yayitas y lolitas).  Los argumentos de las pelis tradicionales de porno no son muy imaginativas. Rayan, después de muchos años, con lo que los “hombres” quieren del sexo (suponiendo que eso se puede generalizar) todo ya y rápido, sin argumento, o mejor, sin historia, sin estética, sin emoción. Con planos repetidos eternamente de un pene gigante entrando y saliendo de una vagina sin dueña, durante diez minutos en los que se atraviesan planos de una nalgada con gemidos de la dueña. Sí, ese es el porno que las mujeres no entendemos, que los hombres ven repetidamente y el que llena de virus tu computador si se busca desesperadamente y sin cuidado.

A mí me gusta el porno. Y esa es una afirmación que pocas mujeres hacemos, sobre todo públicamente. He visto a Emmanuele en Cinemax y cuanta basura medio erótica sale los viernes a las 12 de la noche, he tenido virus en el computador porque no sabía buscarlo,  y me aburro terriblemente viendo lo mismo de siempre. Casi hasta creer que ese fetiche o gusto tendría que dejarlo como una ilusión.

¿Acaso no puede haber cine erótico de buen gusto y de historias creíbles?

Primero me gustaría ver porno en el que haya una historia. Así como las mujeres para tener sexo necesitamos ser calentadas, excitadas progresivamente, para ver porno creo que funcionaría igual. Además una historia que yo me crea (personajes reales, oficios y trabajos cotidianos, situaciones del día a día y no un plomero sexy que nunca va a llegar a la puerta de mi casa), y que además tenga buen gusto (lugares intimos y personales, con buena dirección de arte, en los que yo pueda imaginarme ahí). Buena música también y no esa música de centro comercial, fría y ordinaria de los años 90 (tipo kenny G con saxofones y rosas). Además de la historia, me gusta que  las imágenes sean sensuales. Para ver un pene y una vagina, no necesito el porno. Para eso está el sexo de la vida real. Imágenes sugestivas, que me ayuden a imaginar, a tener fantasías y que no sean destruidas por un grito de una tortura china.

Entonces digamos que me gusta el porno caro. Me gusta además el porno donde las mujeres gozan de verdad y tienen placer por hacer las cosas que les gustan. Me gusta además ver porno con mi pareja, e imaginarnos juntos diferentes situaciones, sacar nuevas ideas, y divertirnos un rato (lástima que muchos hombres no gocen tanto de compartir ese gusto y no aprendan del buen gusto que una mujer puede tener en términos del porno). El porno como una provocación, como sugestión, como diversión; no como un tabú, ni una perversión.

En Barcelona, una sueca, Erika Lust, escribió un libro: “Porno para mujeres”. Además dirige pelis con esa categoría, Porno para mujeres.  Aquí hay una selección de porno especialmente dirigido a quienes no gustamos del porno cliché. Son difíciles de verlas enteras de forma pirata, pero, ¿ por qué no? se pueden ver en streaming pagando un poco por ellas, una botella de vino, una noche especial.

Ojalá los videos porno que se hicieran en Cartagena tuvieran algún tipo de calidad (Y en calidad me refiero a porno que no repita lo que ha llegado por décadas, a mujeres que disfrutan del sexo y que comparten el poder con los del otro sexo). Y que el escándalo no fuera sino que a los dueños del lugar no les pagaron los derechos de uso de semejante escenario. Ya me imagino a los adolescentes que van de fin de semana a jugar, tratando de comerse a la amiguita en cuanto montículo hay en el campo de juego. Incluso sin consentimiento de la susodicha. Por otro lado, por culpa de esos videos, las chicas, las que luego se vuelven mujeres con hijos cuando son apenas unas niñas y aún sin sentir un orgasmo, gritando entre ellas como gallinas buscando marido “¡Guacala!, ¡el porno es muy cochino!”

Yo reafirmo. A mí me gusta el porno. Y, a usted, ¿Qué tipo de porno le gusta?

(Debo agradecer a mi seguidor, @sinistrorsum quien sugirió sin culpa el tema de esta columna)

Tags: , , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

Hacemos lo mismo

Un Comic de Daniel Isaza.

María Vanedi: Que te revuelva [Multitoma]

Es la segunda canción que tiene versión con Andrea Echeverri que grabamos sin Andrea. “Que te revuelva” cantada en una […]

Fin del mundo

Un Comic de Daniel Isaza.

Duneshka: Tangos de Granada [Multitoma]

Una persona muy linda llamada Duneska movió cielo y tierra para lograr hacer un [Multitoma] con Todoloquehay. Y después de meses de juntar las cosas para el milagro, en el parque La Presidenta en Medellín, salió una poderosa puesta en escena que nos llevó a otro mundo. Y esperamos que a ustedes también. La canción se llama: “Tangos de Granada”.

(…)

Un Comic de Daniel Isaza.

Brasil 2014 según su clase social

Un Comic de Daniel Isaza.